Consejos

Tensión muscular por falta de ejercicio


Si sufres dolores y dolores musculares de manera rutinaria, tu estilo de vida sedentario puede ser el culpable. Muchas personas que trabajan en el escritorio informan que sienten tensión muscular. Si bien el estrés juega un papel importante, la falta de ejercicio también es la culpable. Si tiene problemas con la tensión muscular, especialmente en el cuello y la espalda, haga un esfuerzo para incluir el ejercicio en su horario diario. Tus músculos doloridos te lo agradecerán.

Comprensión de la tensión muscular

Spine-Health define la tensión muscular como una condición en la cual los músculos permanecen en un estado semi-contraído durante un período prolongado de tiempo. Esta contracción constante no solo produce tensión, sino que también puede causar espasmos musculares y dolor muscular. Los factores que contribuyen a la contracción muscular incluyen el estrés, la acumulación de ácido láctico y las lesiones. La tensión muscular por la falta de ejercicio es una de las principales causas de dolor de espalda y cuello.

Muévanse

El ejercicio aeróbico ayuda a que la sangre fluya de manera más eficiente, lo que permite a los músculos un mayor acceso a la sangre rica en oxígeno. Cuando renuncia a correr por la tarde, sus músculos reciben niveles más bajos de oxígeno y, con el tiempo, esta deficiencia de oxígeno conduce a la acumulación de ácido láctico. Los ejercicios cardiovasculares, como correr, caminar o andar en bicicleta, pueden mejorar la aptitud cardiorrespiratoria y mejorar el flujo sanguíneo. Si el dolor de espalda o los dolores musculares le impiden hacer ejercicio, intente nadar, lo que proporciona un entrenamiento aeróbico efectivo que es fácil para las articulaciones.

Tramo

Según la quiropráctica de Millar Sports, cuando no se estira adecuadamente, sus músculos pueden acortarse, lo que provoca el desarrollo de nudos dolorosos. El estiramiento ayuda a alargar los músculos, reduciendo la posibilidad de lesiones. Los músculos que se estiran regularmente también se benefician de una mayor oxigenación, ya que los músculos tensos a menudo no reciben cantidades adecuadas de oxígeno y otros nutrientes esenciales. Para obtener los mejores resultados, planifique estirar antes y después de cada entrenamiento. Estirarse antes de hacer ejercicio ayuda a preparar los músculos para el impacto del ejercicio, mientras que estirarse después de entrenar relaja los músculos y ayuda a prevenir el dolor. Antes de entrenar, planifique realizar estiramientos dinámicos, como estocadas para caminar o puentes de glúteos. Durante tu enfriamiento, realiza estiramientos estáticos que trabajen músculos específicos individualmente.

Realizar ejercicios de resistencia

Los músculos débiles se sobrecargan fácilmente, lo que puede provocar dolor muscular y lesiones. Al agregar el entrenamiento con pesas a su rutina de ejercicios, se beneficia de un tono muscular mejorado, un mejor control del peso y una disminución del riesgo de lesiones articulares o musculares. Al comenzar un programa de entrenamiento con pesas, MayoClinic.com recomienda calentar con 10 minutos de estiramiento o caminar a paso ligero. Elija el peso adecuado seleccionando un peso que sea lo suficientemente pesado para que sus músculos se sientan cansados ​​después de 12 repeticiones y permita un día de descanso entre las sesiones de entrenamiento con pesas.