Consejos

Debilidad muscular y nutrición


La debilidad muscular puede ocurrir en niveles de intensidad y duración, desde debilidad temporal hasta pérdida severa de fuerza que los médicos pueden medir. Aunque dicha debilidad puede ser causada por una enfermedad o lesión, también puede ser causada por un desequilibrio nutricional. Una dieta que tiene una amplia gama de vitaminas y minerales es una forma de aumentar la fuerza muscular. Siempre consulte a su médico para obtener un diagnóstico preciso de los síntomas.

Hierro

El hierro es esencial para crear mioglobina, una proteína que transporta oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo, incluidos los músculos. La anemia por deficiencia de hierro, causada por bajos niveles de hierro en el cuerpo, puede ser una razón para la debilidad muscular. Comer alimentos ricos en hierro puede atenuar el problema. Tales alimentos incluyen carnes rojas magras, vegetales de color verde oscuro, soja y cereales fortificados con hierro.

Vitaminas del grupo B

Las vitaminas B son una familia de ocho vitaminas que son esenciales para la salud muscular. Una deficiencia de tiamina (B1) reduce la capacidad del cuerpo para crear energía a partir de carbohidratos, lo que lleva a la debilidad muscular. Si el cuerpo tiene niveles bajos de B6 y B12, puede ocurrir una forma de anemia, disminuyendo la capacidad de la sangre para transportar oxígeno. Las vitaminas B se encuentran en muchos alimentos como el pescado, los huevos, los productos lácteos, los cereales fortificados y las verduras de hoja verde como las espinacas.

Potasio y Magnesio

El potasio y el magnesio son minerales que aumentan la función muscular. Ambos son electrolitos, minerales que ayudan a las células y los músculos a absorber líquidos, lo que los hace especialmente importantes después de un entrenamiento riguroso. El potasio es esencial para la comunicación nerviosa y muscular. Se encuentra en alimentos como frutas de vides como uvas, cítricos y verduras de hoja verde. El magnesio ayuda a los músculos a contraerse y relajarse, y se encuentra en frutas como las bananas y los aguacates, y en nueces y granos integrales.

Ingesta recomendada

La mayoría de las personas pueden consumir una cantidad adecuada de estos nutrientes de una dieta equilibrada. También se pueden usar suplementos, pero dado que el consumo excesivo de ciertas vitaminas y minerales puede ser peligroso, siempre consulte a un médico antes de comenzar un régimen de suplementos.

El gobierno de los Estados Unidos ha establecido pautas específicas para la ingesta recomendada de cada nutriente esencial. Estas recomendaciones dependen de su edad y sexo.

Recursos