Consejos

Cómo no tener calambres estomacales al hacer abdominales


Los calambres musculares son bastante comunes y su aparición sigue siendo un misterio médico. Su técnica, así como otros factores, pueden causar calambres estomacales mientras realiza sentadillas. Algunos otros factores que contribuyen incluyen fatiga, deshidratación y falta de magnesio y potasio en su dieta. Los calambres musculares se caracterizan por espasmos y contracciones musculares involuntarias repentinas, que causan dolor moderado a intenso. Afortunadamente, hay cambios en el estilo de vida y las preparaciones que puede hacer para evitar calambres musculares en su abdomen y el resto de su cuerpo.

Paso 1

Calienta antes de realizar sentadillas. Trote ligeramente durante cinco a 10 minutos en una pista o cinta de correr. Suba hasta aproximadamente el 60 por ciento de su frecuencia cardíaca máxima. Use la fórmula de 220 menos su edad para obtener una estimación de su frecuencia cardíaca máxima.

Paso 2

Estira tus músculos abdominales. Entra en la posición Cobra. Acuéstese en una posición boca abajo, con las manos separadas al ancho de los hombros y las piernas planas. Empújese hacia arriba con los brazos, levantando solo la parte superior del torso. Mantenga la posición durante unos 10 segundos y baje lentamente. Repita esto seis veces.

Paso 3

Ejercicio con la técnica correcta. Acuéstese boca arriba y relaje los músculos de la cabeza y el cuello. Mantenga sus piernas y pies en el piso, separados al ancho de los hombros. Asegúrese de que su espalda esté relajada con sus caderas y hombros colocados en el piso. De manera controlada, utilizando solo los músculos del estómago, levante el cuerpo en un ángulo de 30 grados y vuelva a bajar. Use sus manos para mantener la cabeza quieta pero no para ayudar en la sentada. Inhale mientras se sienta y exhale cuando regrese a la colchoneta o al piso.

Paso 4

Mantente hidratado antes, durante y después de tus abdominales. Tenga una botella de agua con usted y tome sorbos regulares de ella. Apunte de nueve a 13 tazas de agua durante el día.

Consejos

  • Tome una píldora multivitamínica diariamente para obtener zinc y magnesio en su sistema. Los calambres y contracciones musculares pueden ser un signo temprano de deficiencia de magnesio. A largo plazo, obtenga su magnesio y zinc de fuentes alimenticias. Las legumbres, como frijoles y guisantes, granos integrales y una variedad de nueces y semillas lo ayudarán a alcanzar sus necesidades dietéticas de zinc y magnesio.
  • Consume alimentos ricos en potasio. Al igual que el magnesio, el potasio es un electrolito responsable de la comunicación adecuada de los nervios y los músculos. Tenga plátanos, naranjas, yogurt, pescado y aguacates regularmente en su dieta: son fuentes ricas en potasio.