Consejos

Pack vs. Polvo en Snowboard


Las condiciones de nieve son una de las variables más importantes que afectan su experiencia de abordaje. La textura y la consistencia del sendero influyen en su capacidad para mantener la velocidad, cortar giros y recuperarse de las caídas. La nieve fresca en polvo generalmente se considera la condición de nieve más deseable para el snowboard, pero incluso las condiciones ideales requieren ajustes en el estilo de conducción. El paquete rígido, aunque generalmente es menos deseable, tiene algunas ventajas para los ciclistas interesados ​​en la conducción a alta velocidad.

Tipos de nieve

El polvo es nieve fresca y seca que crea una capa suave en el camino. El polvo crea una superficie lisa y uniforme en los senderos que prefieren muchos ciclistas. Las nevadas naturales y la nieve artificial pueden producir condiciones similares a las de los polvos, aunque incluso unas pocas horas de tráfico pueden acumular polvo y disminuir sus cualidades suaves y livianas. La nieve acumulada puede ser un paquete blando o duro. El paquete blando es nieve que ha sido comprimida por el tráfico de los jinetes o peluqueros, pero no es dura ni parecida al hielo. Sin embargo, el paquete duro es el resultado de varios días sin polvo fresco. El paquete duro es sólido y puede tener una capa delgada de hielo en la parte superior.

Cabalgando en polvo

La superficie creada por el polvo es suave, lisa y uniforme. Para tablas de snowboard intermedias o avanzadas, la superficie lisa crea condiciones de conducción ideales. Los bordes del tablero no se enganchan en surcos, parches de hielo o superficies irregulares. En cambio, los ciclistas sienten que se deslizan sobre la superficie de la nieve, más parecido al surf que al esquí. El polvo tiende a ser más profundo y más liviano que la nieve compacta. La fricción reducida admite la velocidad de conducción, pero si no mantiene una velocidad constante, puede experimentar hundirse en la superficie de nieve blanda. Para los principiantes, la profundidad de la nieve puede ser intimidante, pero las condiciones más suaves también significan más acolchado para las caídas, lo que reduce el riesgo de lesiones. El polvo fresco puede camuflar obstáculos o peligros como rocas, palos o pequeños arbustos.

Cabalgando en paquete

La nieve acumulada es una condición típica de conducción en la mayoría de las montañas y senderos que son frecuentados por esquiadores o practicantes de snowboard. La nieve acumulada a menudo da como resultado carreras de mayor velocidad que requieren un mayor agarre de los bordes para mantener el control sobre las condiciones resbaladizas. Algunos principiantes prefieren la nieve acumulada porque el riesgo de hundimiento disminuye y es más fácil recogerlo de una caída. Sin embargo, la nieve acumulada también crea una superficie de conducción más dura, por lo que las caídas son más dolorosas.

Elegir tu viaje

La nieve acumulada puede ser mejor para los principiantes porque requiere menos fuerza que el polvo. El snowboard en polvo requiere que los ciclistas se inclinen en giros con todo su cuerpo para crear suficiente impulso para atravesar la nieve más profunda. En la nieve compacta, los movimientos más sutiles confinados principalmente a la parte inferior del cuerpo son suficientes para provocar giros. El polvo también requiere velocidades moderadas constantes y sostenidas; los corredores que son propensos a caer pueden tener dificultades para restablecer sus tablas y retomar el camino nuevamente. El paquete duro también puede crear condiciones de hielo que pueden intimidar a los nuevos conductores y desgastar los bordes del tablero. Es probable que los ciclistas avanzados prefieran la nieve en polvo más fácil, pero si está interesado en las carreras, opte por un paquete rígido y una tabla de tallado libre diseñada para la velocidad y la agilidad.