Comentarios

¿Cuál es el propósito de los zapatos de fútbol?


Las zapatillas de fútbol adecuadas pueden ayudarte a ser un mejor jugador al agarrar el suelo y ayudarte a controlar el balón. Las zapatillas de fútbol son livianas y están hechas para correr fácilmente sobre diferentes tipos de superficies. Un ajuste adecuado es clave para ayudarlo a manejar la pelota y proteger sus pies mientras juega.

Tracción

El objetivo principal de los zapatos de fútbol es proporcionar tracción mientras corres. Esto generalmente se logra mediante el uso de tacos, excepto con zapatos de fútbol sala que usan suelas de goma con textura. Los tacos de fútbol suelen estar espaciados de manera uniforme en la parte inferior del zapato y más separados que algunos otros tipos de tacos. El espacio evita que la suciedad y el pasto se queden atrapados entre los tacos y permite que sus pies se agarren al suelo sin disminuir la velocidad; El fútbol requiere pies ligeros y giros rápidos.

Estilo

Las zapatillas de fútbol son zapatillas de perfil bajo, lo que significa que la parte superior se corta alrededor del tobillo. Los jugadores de fútbol deben ser ágiles y cambiar de dirección rápidamente. El perfil bajo permite un rango completo de movimiento en el tobillo.

Control de la pelota

Los jugadores de fútbol deben poder sentir el balón con los pies para poder manejarlo sin mirarlo. Los zapatos de fútbol generalmente están hechos de cuero suave o cuero sintético que está cosido con pequeñas costuras para proteger los pies del contacto con otros tacos al tiempo que permite a los jugadores sentir la pelota con todos los lados de sus pies.

Comodidad

Es imperativo que tus zapatos te queden bien y que estén cómodos mientras juegas. Los zapatos demasiado grandes pueden provocar ampollas dolorosas, y los zapatos demasiado pequeños pueden apretar los dedos de los pies. Póngase medias gruesas de fútbol antes de probarse los zapatos para asegurarse de obtener el mejor ajuste. La parte superior de cuero debe ser lo suficientemente apretada como para brindar soporte a su pie y evitar que su pie se mueva dentro del zapato, pero no debe ser tan apretado como para apretar o apretar los dedos de los pies.